AlexPhone > Blog > Noticias > Combatiendo la obsolescencia programada con productos reacondicionados

Combatiendo la obsolescencia programada con productos reacondicionados

Por Alexphone
Combatiendo la obsolescencia programada con productos reacondicionados

Aunque no lo parezca la noción de la obsolescencia programada tiene un lado bueno para el capitalismo y el futuro. Pero también tiene un lado negativo ya que se junta con la especulación de las empresas que hacen que los consumidores compran constantemente. Por este motivo, queremos explicarte con más detalles qué es la obsolescencia programada, cuando surgió y cómo podemos combatirla.  

¿Qué es la obsolescencia programada?

La obsolescencia programada un fenómeno ampliamente reconocido, aunque poco discutido debido a las desventajas y ventajas que presenta. En concreto, este proceso es una estrategia comercial por parte de los fabricantes para acortar la vida útil.  Los productos han sido programados para que no duren tanto como podría. Incluso algunos problemas del dispositivo podrían ser resueltos por un técnico, ahora bien el gasto puede ser mucho mayor y demorar más tiempo que comprar uno nuevo. 

Dicho de otras palabras un dispositivo puede quedarse obsoleto, ya sea porque no se puede usar o pasa de moda. Por lo tanto, los consumidores sientan la presión de comprar un nuevo producto para reemplazar el antiguo modelo. Este fenómeno perjudica sobre todo en los países más pobres y geográficamente aislados porque todos los residuos electrónicos acaban en sus tierras. 

La obsolescencia se ha diversificado a lo largo de los años. No se debe sólo a la participación de las empresas que dictan cuándo deben caducar los productos, sino también al desarrollo intelectual humano que hace que continuamente la tecnología mejore y los productos queden obsoletos.

 

¿Cómo surgió la obsolescencia programada? 

A lo largo de los años la obsolescencia se ha desarrollado y adaptado a los cambios en la forma en que los consumidores adquieren bienes. Pero este movimiento proactivo comenzó antes de lo que podamos imaginar. 

Se tiene referencias que esta tendencia se inició en la Segunda Guerra Mundial, cuando propulsaban la idea de tirar cosas para comprar otras de nuevo para impulsar la economía. Entre 1939 y 1945 el promedio del ingreso familiar se multiplicó por dos y pronto todas las familias de clase media tenían televisor, automóvil y electrodomésticos. A mediados de la década de 1950, el promedio de la usabilidad de un automóvil había pasado de cinco años a sólo dos. Incluso, las grandes empresas tenían en mente reducirlo a tan sólo un año. 

En esa época las empresas estimulaban la necesidad de comprar porque creían que aumentaría los empleos y por tanto mejoraría la economía.  Por ese motivo, las industrias produjeron diferentes gamas de modelos de coches para convertirlo en un signo de una posición social. En los años 60, Vance Packard describió en su libro The Waste Makers como los vendedores manipulan psicológicamente a los consumidores para comprar productos interiores e innecesarios.  

The waste makers Vance Packard Obsolesencia programada

Distinto tipos de obsolescencia

Existen distintos tipos de obsolescencia, no solamente la programada. A continuación, os explicaremos como la obsolescencia es muy amplia y cuáles son sus efectos intencionados o no en casi todas las empresas tecnológicas.

tipos de obsolescencia programada tecnica funcional

Obsolescencia programada

Como ya hemos nombrado anteriormente, la obsolescencia programada es un fenómeno conocido aunque poco discutido, ya que tiene un lado bueno y otro malo. Las empresas programan e introducen deliberadamente la obsolescencia en sus productos, de ahí que su conozca como “Obsolescencia programada”. La idea es acortar el tiempo de vida de un producto para que el cliente compre un nuevo modelo. Si una empresa lo hace de forma correcta, el consumidor seguirá apostando por ella y beneficiándose de ello. 

Ahora bien la empresa debe conocer bien al cliente para poder introducir el tiempo que le gustaría que durará un producto. Si el producto deja de funcionar antes de tiempo puede afectar a la opinión del cliente para que vuelva a comprar esa marca. 

 

Obsolescencia funcional

La obsolescencia funcional, a diferencia del resto, puede dividirse en dos categorías: 

  • Natural: un producto puede dejar de ser funcional sin necesidad de haber sido forzada por la intervención o manipulación humana. Por ejemplo, cuando un producto deja de funcionar, que lo hará en su debido momento, no encuentra los elementos necesarios para arreglarlo o el precio es más caro que el valor del artículo.
  • Forzada: la obsolescencia forzada toma el control cuando una empresa decide intencionadamente cuando quiere que su producto se desgaste o deje de funcionar correctamente. 

Uno de los primeros casos de obsolescencia funcional fue en 1924 cuando se limito la vida útil de la bombilla. Se creó en secreto el primer cártel para controlar la producción de bombillas formado por fabricantes de bombillas y lámparas de Estados Unidos y Europa. El objetivo era controlar la producción y la consumición de estos productos para que la gente comprara lámparas y bombillas con regularidad.  

 

Obsolescencia técnica
La obsolescencia técnica va junto a la progresión tecnológica. Cuando una compañía lanza un producto, es probable que deje de fabricar su versión anterior. Los productos antiguos dejan de estar en el mercado porque “pasan de moda”. Esta práctica es muy común en los móviles y televisores, ya que es normal encontrarnos con un modelo actualizado casi cada año.

 

Obsolescencia del aplazamiento
En nuestra sociedad, la tecnología libera continuamente nuevos hallazgos tecnológicos que hace que se introduzcan en los nuevos productos. Entonces la obsolescencia se produce cuando una empresa decide introducir su mejor tecnología en solo unos productos para buscar un distintivo. En este caso, el consumidor puede decidir entre optar por una versión más cara con la última tecnología o una más económica con menos desarrollo tecnológico. 

Por ejemplo, cuando se encuentra la definición 4k en las cámaras las compañías de teléfono apuestan por introducirla en los dispositivos principales. Sin embargo, utilizan otra tecnología para sus modelos más económicos. 

 

Obsolescencia estilística
La obsolescencia estilística se produce cuando un producto  pasa de moda debido a que las tendencias están empujando en otras direcciones. Sin embargo, el producto puede funcionar correctamente, a excepción de la estética. 

Los consumidores que siguen las tendencias tienden a salir a comprar el nuevo modelo que “está de moda”, en lugar de seguir utilizando un modelo anterior que sigue siendo útil pero no tan atractivo. 

 

Obsolescencia no planificada
Este fenómeno se produce más allá del control de las empresas, ingenieros o diseñadores. Sin nadie saberlo se puede paralizar una compañía entera o un producto por un hallazgo como que una sustancia es dañina para los consumidores o el producto. Las empresas deben retirar el producto de los estantes y alejarlo del consumidor. 

 

¿Cómo está afectando a la generación de residuos?

En los últimos años, se ha generado muchas cuestiones ambientales que han sido debate por periódicos, revistas, políticos, entre otros. Las discusiones están girando entorno al calentamiento global provocada por el hombre que está estrechamente relacionado con los desechos electrónicos. 

Cada año, se genera toneladas de desechos electrónicos que terminan en vertederos de países en desarrollo creando un riesgo para el medio ambiente, salud de las personas y plantas. Los productos electrónicos y, en particular, los móviles tienen una vida útil extremadamente corta y se tiran rápidamente una vez que ha salido un modelo más nuevo y genera más desechos electrónicos. Alguno de estos productos contienen altos niveles de toxinas como el zinc, el plomo o el níquel que son productos químicos que pueden afectar al medioambiente.

 

¿Hay alguna normativa que lo regule?

La obsolescencia planificada se creó para aumentar la riqueza y aplicar un enfoque capitalista. Pero también hay un inconveniente; el medio ambiente, que se ha convertido en un tema que es difícil de ignorar. 

Después de varios años de polémica sobre el problema de la obsolescencia programada el Parlamento Europeo aprobó la Resolución sobre una vida útil más larga para los productos: ventajas para los consumidores y las empresas que permite arreglar un dispositivo electrónico en cualquier proveedor sin necesidad de ser el servicio oficial del fabricante. 

También, existe el sello ISSOP que distingue a todas aquellas organizaciones y personas que se han comprometido con la sostenibilidad y el respeto del medio ambiente. Este sello solo se otorga en productos que han sido fabricados sin obsolescencia programada, promueven la cultura del consumo social y ambientalmente responsable, realiza una correcta gestión de residuos, entre otros. 

Sello Issop obsolescencia programada

¿Qué podemos hacer para reducir este fenómeno?

Las empresas son las principales responsables de crear un cambio para reducir este fenómeno. Los residuos electrónicos, hoy en día son excesivos, pero si los productos son hechos con materiales ecológicos o materiales que puedan ser reutilizados. Entonces, no es necesario hacer una compra frecuente de nuevos productos. Desafortunadamente, poco se ha hecho para impulsar esta idea, ya que tratar con productos ecológicos o reutilizables no es un negocio rentable. Pero por ahora podemos hacer cambios en nuestra mentalidad  para hacer un consumo responsable de dispositivos electrónicos.

 

Reparar todo lo que puedas

Cuando un producto no funciona correctamente, antes de tirarlo o reemplazarlo por otro, tienes la opción de repararlo tu mismo. Si sabes dónde conseguir los componentes necesarios puedes repararlo, aunque muchos dispositivos carecen de tornillos o algunas piezas son imposibles de encontrar. Otra posibilidad es reparar estos dispositivos en talleres específicos que ofrecen la maquinaria necesaria. 

Por otro lado, si se te ha estropeado tu teléfono móvil puedes reparar tu dispositivo en el taller de Alexphone donde ofrecen un servicio de reparación de pantalla, batería, cámara, entre otros. 

 

Reutilizar los productos

Seguro que si abres tu cajón encuentras muchos artículos que has dejado de utilizar hace tiempo que ya no son buenos su propósito original, pero si lo pensamos bien pueden tener otra vida. Puedes utilizar las piezas de un dispositivo para convertirlo en otro. ¡Reutiliza antiguos dispositivos y darles una nueva vida! 

Además, en lugar de comprar artículos nuevos puedes comprar artículos ya usados o reciclados, eso incrementa  la vida útil de un producto. 

 

Reduce tus impulsos

Lo principal para reducir esta obsolescencia es no dejarse llevar por las últimas tendencias. La publicidad puede ser muy llamativa pero piensalo dos veces antes de comprar un dispositivo nuevo. Es mejor apostar por un elemento duradero y clásico que te durará tiempo qué gastar el dinero en productos que se te romperá en pocos días. 

 

Apuesta por los reacondicionados

Da una nueva vida a todos aquellos teléfonos que alguien ya daba por usado y les ofrece una nueva oportunidad para sacar todo el rendimiento que aún llevan dentro porque los reacondicionados son la alternativa para combatir la obsolescencia programada. Una pantalla o cámara rota, o incluso una batería que ya no rinde igual… Problemas que antes nos hacían comprar un móvil nuevo. Con algunos recambios un móvil puede quedar como nuevo o incluso mejor que antes. 

En Alexphone ofrecemos una alternativa en el mercado de la electrónica para la compra online de iPhones reacondicionados y permite poder disfrutar de la última tecnología de Apple a un precio más económico y evitando el desperdicio tecnológico masivo y el impacto medioambiental. Evitemos la contaminación electrónica juntos y reciclemos el desperdicio electrónico ¡Participa en la compra sostenible!

Reciclar

Una vez un producto queda obsoleto, lo cual es inevitable, asegúrate de reciclar correctamente el artículo. Reciclar los desechos electrónicos nos permite recuperar varios metales y electrónicos. El reciclaje de desechos electrónicos es una tendencia creciente que se inició para evitar la contaminación ambiental y reducir los desechos electrónicos.  Por el bien de todos, intentemos reciclar los desechos electrónicos. 

Aprovechar accesorios

Todos los dispositivos electrónicos vienen con sus accesorios que puede ser utilizado en varios dispositivos como los cargadores, auriculares, y adaptadores

En un futuro, si la mentalidad de las personas cambia se puede conseguir que la obsolescencia tenga connotaciones positivas y no sea dañina para el medio ambiente. Por ahora tenemos que hacer pequeños pasos para reducir los desechos electrónicos. 

Carrito actualizado
Ayuda por WhatsApp
Enviar por WhatsApp